Más información Esculturas con papel, la tercera dimensión - Mercado de Diseño

Esculturas de papel, la tercera dimensión

Tendencias Mercado de Diseño

Escultura de Papel Mercado de Diseño
Escultura de Papel Mercado de Diseño
Escultura de Papel Mercado de Diseño
Escultura de Papel Mercado de Diseño


La escultura es, por definición, tridimensional. El papel, sin embargo, es, casi siempre, un material de dos dimensiones. Su origen, tal como lo conocemos, está en China, en el año 105 d.C. Tal fue su éxito que los chinos guardaron el secreto de la receta del papel durante muchos años, por lo que, mientras tanto, en Japón inventaron el suyo propio, llamado washi (Patrimonio Cultural Inmaterial, según la UNESCO). El washi nipón era más duro, y lo utilizaban a menudo para fabricar objetos como biombos o paraguas.

La escultura con papel también nace en Asia, de la mano del papel con el origami, cuyos inicios van de China a Japón, integrándose en la tradición japonesa en el S. VI. El origami se puede considerar la técnica más ancestral que buscaba la tercera dimensión de algo tan plano como el papel por medio de pliegues para conseguir formas atractivas basadas en la naturaleza y los animales.

Pese a la infinita variedad de materiales que se pueden utilizar en la escultura y el diseño tridimensional en la actualidad, algunos diseñadores han elegido precisamente el papel por características como su ligereza, bajo coste, familiarización o facilidad para disponer de él; y han conseguido añadirle algunas nuevas que no te esperas, como elasticidad, resistencia o apariencia de líquido, para conseguir darle la tercera dimensión de la que hablamos.


La tercera dimensión del papel

Por ejemplo, Sally Hewett (UK) es capaz (entre otras cosas de las que probablemente hablaremos cualquier día) de realizar sutiles relieves sobre anatomía humana en hojas de papel usando agujas y punzones para moldearlas con un realismo increíble.

Peter Callesen (Copenhague, 1967) realiza figuras de origami con el propio recorte de una silueta, que queda vacía en la hoja de papel, creando composiciones muy llamativas. ¡Mejor que lo veas!

Tahiti Pehrson elabora obras tridimensionales cortando el papel en patrones geométricos y naturales, utilizando técnicas láser. Mediante la precisión y el diseño, sus trabajos exploran temas como la fragilidad o la interacción con la naturaleza y la luz.


Escultura de Papel Mercado de Diseño


Llegamos a uno de los máximos exponentes de las esculturas en papel. El trabajo del artista chino Li Hongbo es conocido a nivel mundial por lo impactante que es: sus esculturas parecen hechas en mármol o cerámica… hasta que las empieza a doblar y retorcer. En ese punto se crea un momento de desconcierto general, ya que también cuesta creer, a primera vista, que ese material tan flexible pueda ser papel.

El estadounidense Jeff Nishinaka destaca también en este ámbito mediante sus micromundos de papel. Para crearlos también se basa en las técnicas del origami japonés.

Daniele Papuli es el artista italiano que ha sido capaz de convertir el papel en agua o seda. Crea esculturas que difícilmente parecen hechas de papel, a las que añade color para lograr estas texturas.

Escultura de Papel Mercado de Diseño

Escultura de Papel Mercado de Diseño


A todo color

A continuación, otros dos artistas del papel que destacan por el color de sus piezas: Samuel Shumway transforma este material en apetitosa comida, y Miguel Dias, capaz de crear tipografías, carteles y esculturas pop art en colores vivos.


Escultura de Papel Mercado de Diseño

Escultura de Papel Mercado de Diseño


Diseño utilitario

Pero si hay algo que en Mercado de Diseño nos gusta mucho, es el diseño utilitario. Debemos, por tanto, hablarte de Oki Sato y su estudio de diseño y arquitectura Nendo, desde el cual también ha revolucionado el papel con algunas de sus propuestas, entre las que destacamos la Paper Torch, una linterna realizada con papel y tinta de plata, y la Cabbage Chair,una silla construida con papel plegado reciclado.

En Mercado de Diseño tenemos la gran suerte de contar con una de las marcas con el producto más creativo y llamativo en esto del diseño utilitario y la escultura en papel. Su nombre, Kirilamp, proviene de una técnica menos conocida que el origami, el kirigami, que consiste en recortar el papel, en lugar de plegarlo. Con mucha paciencia y creatividad, Manuel Díez, ideólogo de Kirilamp ha creado unas esculturas de papel que a la vez son lámparas. La luz, tamizada por el papel consigue un efecto precioso. Y es que, además de escultura y kirigami, se puede decir que de lo que Kirilamp también sabe es de arquitectura, ya que sus lámparas tienen la forma de edificios emblemáticos como el Edificio España, el Chrysler o el Empire State, o incluso de imposibles edificios imaginarios que parecen inspirados en los espacios paradójicos de Escher.


Escultura de Papel Mercado de Diseño

Escultura de Papel Mercado de Diseño

© Imágenes