fbpx

¿Importa el género en el arte? ¡Vamos a verlo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

[vc_row_inner css=».vc_custom_1581607338057{border-top-width: 10% !important;border-right-width: 30% !important;border-left-width: 30% !important; font-color: #000000 !important;}»][vc_column_inner width=»1/4″][vc_column_inner width=»1/2″]

Los grandes nombres de artistas a lo largo de la historia han sido principalmente masculinos, pero… ¿por qué esto es así? ¿Existe el género de verdad en el arte?

 

J.T. Leroy, Currer Bell, George Sand, Fernán Caballero, Walter Keane… son algunos de los nombres tras los cuales se esconden en realidad grandes mujeres procedentes de distintos campos artísticos como la literatura o la pintura. Si no te suenan, ¡sigue leyendo!

 

Nombres para ocultar un género

 

Pese a parecer un problema lejano, en realidad no lo es tanto. Cuando hablamos de que a lo largo de los tiempos las mujeres han tenido que firmar sus obras con nombres de apariencia masculina para que se les tome en serio, no hace falta remontarse a siglos muy remotos como el XVIII. 

 

Un nombre, dos objetivos

Gerta Taro
ms091, MS 91, Mexican Suitcase, Spain, Spanish Civil War. Foto: Fred Stein

 

Robert Capa es uno de los fotógrafos más afamados, sobre todo en su faceta de corresponsal de guerra. Pues bien, Robert en realidad no es una persona, son dos; y no es solo un hombre: es un hombre, y una mujer. Endre Ernö Friedmann era el nombre de él y Gerda Taro el de ella; y de hecho, fue Gerda la que le sugirió usar este pseudónimo; mucho más corto y fácil de manejar. 

 

Una de las imágenes más famosas de la pareja está en el Museo Reina Sofía, en Madrid, y retrata el momento exacto de la muerte de un miliciano durante la Guerra Civil: era la primera vez que un periódico mostraba a alguien en esa situación; marcando un hito muy importante en el mundo del fotoperiodismo. 

 

Pues bien, aún hoy en muchas de las obras expuestas de Endre, no aparece esta co autoría de imágenes; y es más, tras la muerte de Gerda, Endre continuó usando en exclusiva el pseudónimo de Robert Capa. 

 

Nombres masculinos para autoras literarias femeninas

 

En la historia de la literatura reciente tenemos un gran ejemplo con J.K. Rowling en los 90, creadora de la saga Harry Potter, la cual tuvo que ponerse este pseudónimo para la publicación de sus obras; así como Robert Galbraith, nombre bajo el cual ha publicado alguna de sus novelas iniciales (su nombre real es Joanne Rowling). 

 

¿Es la industria la que establece estos cánones, lo hace bajo la demanda de un público sesgado, o la propia autora tiene ese miedo preconcebido al fracaso por el hecho de ser mujer? 

 

Los nombres que mencionamos al principio, hacen referencia a grandes mujeres autoras que por el contexto se vieron obligadas a ser hombres en su oficio:

 

 J.T. Leroy corresponde a Jeremiah Terminator Leroy; una historia un tanto peculiar que traspasó la barrera del papel. La publicación de su primera novela a finales de los 90 fue todo un éxito: Sarah, de estilo ‘autobiográfico’. Se trata de algo extremo, donde confluyen aspectos de salud mental con la mentira. J.T.Leroy nace de la imaginación de una autora, Laura Albert, quien se hace pasar por un joven, con una vida difícil donde las drogas, la prostitución y los trastornos estaban muy presentes. 

 

Savannah Knoop es otro de los nombres implicados en esta historia, cuyo aspecto andrógino resultaba más que perfecto para hacerse pasar por J.T. Leroy. La conmovedora historia del joven ‘desamparado’ cautivó hasta a las estrellas de Hollywood… hasta que 6 años más tarde se descubrió la falsa: todo lo dicho en el libro era mentira, y J. T. Leroy no era más que una identidad falsa creada para publicar ese libro. Pero… ¿Qué llevó a esta mujer a hacer todo esto? ¿A inventarse a un personaje hombre, irreal, con una vida tan convulsa? Según la propia autora, ‘inventó a este personaje porque estaba convencida de que nadie iba a querer leer a una cuarentona’. Fue todo un escándalo en su momento. 

 

Currer Bell puede que no te suene pero… ¿Charlotte Brontë? Así es, la autora de la célebre Jane Eyre tuvo que firmar sus libros con nombre masculino para poder publicar y tener éxito literario; al igual que George Sand, Amandine Dupin en realidad, quien hasta se vestía de forma masculina para poder entrar a los clubs parisinos, accesibles solo para hombres de la época; o Cecília Böhl de Faber y Larrea como Fernán Caballero, gran escritora y periodista del s.XVIII. 

 

La gran mujer detrás del hombre

 

 

Hay diversos casos muy conocidos sobre la atribución del éxito para los hombres… cuando la autoría real tenía firma de mujer. 

 

Uno de los más populares fue el de Margaret y Walter Keane: ella era la verdadera artista detrás del lienzo; mientras que la fama y el dinero eran destinados a su marido. El origen no es otro más allá del hecho de que, como le propuso su marido, si las obras iban firmadas por él, tendrían más éxito que si esto lo hiciera ella. 

Margaret Keane Big Eyes
Personaje Margaret Keane (Amy Adams) en Big Eyes, de Tim Burton

Tras años de trabajo y de soportar esa invisibilidad (sumandos los escarceos extramatrimoniales de su marido), acabó separándose y llevando a juicio a Walter Keane. 

 

En el propio juicio se ordenó que ambos hicieran una demostración de su estilo; a lo que él se negó y ella realizó públicamente una pintura en menos de 60 minutos. 

 

Como dato curioso: Tim Burton hizo una película basada en sus personales bajo el título de Big Eyes (2014); dejando evidente la mayor peculiaridad de los personajes de Margaret Keane. 

 

Este escándalo recuerda a otro más presente: el de De Felipe y Fumiko, ‘artista’ y ‘ayudante’, respectivamente.    

 

 

Mujeres silenciadas 

 

No solo en el arte ocurre este borrado; sino que es sabido que en muchos otros campos como en la ciencia experimental, matemáticas, astronomía… Hay nombres de mujer detrás de grandes descubrimientos para la humanidad; y que se han visto relegados al olvido o a un segundo o tercer plano. 

 

En este caso, aunque se aleje un poco de nuestra temática artística, vamos a destacar a Rosalind Franklin, descubridora de cómo era la estructura del ADN, en forma de doble hélice. El mérito – y el premio Nobel – se lo llevaron sus compañeros de laboratorio, quienes se atribuyeron sus descubrimientos (Francis Crick, James Watson y Maurice Wilkins).  

 

Reivindicar el arte con M de Mujer en Femme Creators

Por todo esto, desde Femme Creators de Mercado de Diseño queremos seguir luchando por la visibilidad de la mujer en el mundo del emprendimiento, arte, música… y transmitirlo a nuestro público a través de conciertos, exposiciones, ponencias y por supuesto, con nuestras enormes diseñadoras. 

 

¡No te puedes perder Femme Creators el próximo 6 y 7 de marzo en Meeu, Chamartín!

 

Puedes rellenar este formulario o enviar un mail a organizacion@mercadodediseno.es, y ahí os informarán de todo lo necesario para participar además de más novedades para nuestros diseñadores… ¡Plazas limitadas!

[vc_column_inner width=»1/4″][vc_column width=»1/3″][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_btn title=»¿Un stand en Mercado de Diseño? ¡Click aquí!» shape=»square» color=»purple» align=»center» link=»url:https%3A%2F%2Fmercadodediseno.es%2Fparticipa%2F||target:%20_blank|»]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp