Los nuevos códigos femeninos de vestir - Mercado de Diseño
Los nuevos códigos femeninos de vestir

Los nuevos códigos femeninos vestir

 

Lo femenino comienza a desvincularse cada vez más de la figura de la mujer, aunque suene irónico, acercándose y aplicándose cada vez más a la moda ‘masculina’. Podemos hablar que dentro de los nuevos códigos femeninos de vestir, hay una transfusión de conceptos de lo achacado durante años como masculino, hacia lo que se le atribuye por costumbre a la mujer y viceversa. No hablamos de una moda unisex, hablamos de una transfusión de género en moda.

 

La moda se reinventa continuamente, creando nuevos códigos femeninos vestir

 

Diseño en femenino

Burro con ropa

A nivel estético hay un cambio también de concepto, que culmina esta transfusión de género tanto sobre la pasarela como en la moda de calle. 

 

Más que apartar por completo el concepto de feminidad, se trata de evolucionarlo y adaptarlo a las necesidades de las mujeres hoy en día: ¿qué es lo femenino y cómo se expresa actualmente?

 

 

 

 

Si nos centramos en la historia de la vestimenta, ya en antiguas civilizaciones como la egipcia o romana, tanto hombres como mujeres lucían ‘túnicas’, osea, vestidos que se adaptaban en forma y diseño tanto para ambos sexos. En este sentido, las nuevas creaciones en moda retroceden (muchísimos años) en el tiempo para devolver a nuestra actualidad un elemento ‘primitivo’.

 

 

 

 

La Gran Renuncia Masculina

 

Como previamente hemos señalado, hace más de mil años había civilizaciones donde el vestido era también la prenda de vestir masculina; pero algo pasó que en algún un punto de nuestra historia, esto cambió. 

 

Y es en pleno s.XX (para terminar de asentarse en el XXI) donde el diseño de moda para mujer adopta el concepto de ‘lo masculino’ con el fin de vestir a una mujer que quiere ser práctica, ir cómoda, pero también sentirse guapa y elegante. Concepto al que terminarían de renunciar los hombres en el siglo XVIII, en plena Revolución Francesa. Se trata del paso de llevar prendas o atuendos tipo vestido, al estilismo propio masculino asentado durante el siglo XIX. 

 

El concepto más contemporáneo de moda en cuanto a género se refiere, pretende sobre todo apostar por la libertad de vestimenta sin renunciar – si no se quiere – a las características propias de cada género al vestir; es decir, cambiar la forma sin modificar el fondo, osea, la esencia.  

Todo esto se consigue no apropiándose de una prenda masculina y poniéndosela encima, sino adaptando patrones y diseños. 

 

Coco Chanel

Coco Chanel: la revolución femenina 

 

Uno de los grandes errores ha sido la asociación de modelos o tejidos con sentimientos negativos en referencia a situaciones; y que han hecho que la mujer en ciertos aspectos de su vida renuncie a llevar algunas prendas de vestir: el tul, los tejidos vaporosos… en el mundo laboral por ejemplo han sido sacados y llevados desde su concepto de delicadeza, a un valor negativo como es la debilidad; valor relacionado que la mujer trabajadora no se puede permitir en su lucha aspiracional de adentrarse en un ambiente liderado por hombres durante décadas. Una mujer vestida de rosa, por ejemplo, no podría haber sido tomada en serio dentro de un mundo laboral formal. 

 

Coco Chanel abrió las puertas – de la moda y social – a un tipo de mujer que dista de querer quedarse en el cliché de ama de casa, delicada y pendiente de su marido.

 

El siglo XX supone un cambio de mentalidad, y Coco ayudó a vestir en actitud y personalidad a una mujer que sale a trabajar y se equipara a su género opuesto: “Hasta ahora las prendas estaban diseñadas para mujeres ociosas, yo diseño para una mujer activa”

 

 

Los nuevos códigos femeninos de vestir en la actualidad

 

Tanto en pasarelas como a pie de calle podemos ver una gran variedad de interpretaciones de la moda femenina: desde los diseños que pretenden la máxima neutralización de los sexos y pérdida de identidad femenina/masculina; a los que pretenden volver a marcar y reivindicar las curvas de la mujer y la adaptación de las prendas a su cuerpo. Este año en la MBFW hemos podido ver a diseñadoras despuntantes como Fátima Miñana, Cherry Massía.

 

 

Disfruta de nuestra próxima edición de Mercado de Diseño, 29 de febrero y 1 de marzo, ¡desde solo 2€!

Ofrecemos entradas anticipadas y en taquilla:

 

  1. Entradas anticipadas: 2€ y 4€ con consumición
  2. En taquilla: 3€ sin y 5€ con consumición
  3. Entrada pack fin de semana (exclusivo online): disfruta de todo el contenido de Femme Creators desde 3€ los dos días o 7€ con dos consumiciones

Mercado de Diseño 2020 te trae muchas novedades… ¡no te pierdas nada y síguenos en redes sociales!